Los coronavirus son una amplia familia de virus. Producen cuadros clínicos que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves. Los síntomas más comunes incluyen fiebre, tos, y sensación de falta de aire. Los casos más graves generalmente ocurren en personas ancianas o que padecen alguna otra enfermedad previa.