Por qué debes tomar miel a diario: tiene todos estos beneficios para la salud

Categoría de nivel principal o raíz: Cultura y Sociedad Salud

Miel

La miel es un producto natural, dulce y viscoso, que elaboran las abejas a partir del néctar de las flores. A menudo la utilizamos para desayunar echándola en las tostadas o en los yogures, pero lo cierto es que es un producto con infinidad de beneficios para la salud y que se aprovecha menos de lo que se debería.

Las abejas, sus productoras naturales, no son solo un pequeño insecto, sino que son uno de los animales más importantes del mundo. Sus colmenas, divididas en celdas, tienen una reina encargada de poner huevos (cuando ha sido fecundada por un zángano) para que nazcan nuevas obreras. Estas son las verdaderas trabajadoras, ya que desde que nacen tienen diferentes tareas como hacer cera, limpiar, alimentar, cuidar y recolectar el néctar, para llevarlo y para crear la miel.

¿De dónde viene la miel?

Aunque estamos acostumbrados a ver este producto en su estado líquido, una miel sólida (dura) es un síntoma más de pureza, pues eso demuestra que no se la ha sobrecalentado o liofilizado. Además, hay otros tipos que se denominan "melatos" porque en lugar de estar hechos de néctar de flores, están producidos por la sudación de algunas plantas o árboles como el roble o la encina, ya que son 'atacados' por un pulgón que taladra las hojas, los tallos o los frutos y les hace sangrar una resina dulce, muy similar al néctar y que ellas elaboran y almacenan también en los panales.

Para saber un poco más acerca de este producto tan beneficioso para la salud, Vozpópuli se ha puesto en contacto con Gregorio y Eva Martínez, dos apicultores guadalajareños que son padre e hija y que llevan años con una pequeña empresa familiar, 'La ciudad de la miel'. "La de la Alcarria principalmente viene de flores como el romero, el tomillo, la salvia, el espliego o la jedrea, algo que la hace única”, revela la joven.

Según su origen floral, este producto tiene una infinidad de componentes, todos ellos beneficiosos para nuestra salud. Principalmente está compuesta por hidratos de carbono como son la glucosa, la fructosa o la sacarosa. Todos estos azúcares son invertidos, por lo que nuestro organismo los puede asimilar directamente sin tener que transformarlos.

"El azúcar de caña o el de remolacha, además de que están sometidos a procesos industriales, el cuerpo debe transformarlos para poderlos asimilar", asegura el profesional.

Hay algunas mieles que tienen un alto contenido en glucosa o fructosa, dependiendo de su origen floral, por lo que enterarse de su composición puede ser primordial para algunas personas con problemas de azúcar, ya que es posible que según el tipo que predomine, se pueda timar. "Hay que recordar que este producto natural tiene unas tres veces más de poder edulcorante que el azúcar", reseña Eva.

La miel y sus múltiples beneficios

Seguro que en muchas ocasiones has escuchado decir a alguna persona más mayor que si tomas miel, enfermarás menos y que la esperanza de vida se alargará más. Y es que sus extensas propiedades naturales son avaladas por infinidad de estudios científicos. El último, publicado por la Universidad de Oxford, afirma que sería incluso más efectiva como medicamento para acabar con los catarros que cualquier antibiótico que te puedan recetar.

"Su poder antibiótico y emoliente se usa siempre para el tratamiento de heridas, quemaduras y úlceras porque que en su contenido hay una sustancia de efecto antimicrobiano denominada inhibina. De hecho, se puede utilizar como medicamento de uso externo por sus propiedades antisépticas. Por ejemplo, para ayudar a prevenir infecciones o para mejorar la cicatrización”, explica la joven.

Además, en una investigación publicada en la revista British Medical Journal, para determinar si la miel afectaba de alguna forma al tratamiento de la diarrea aguda en los niños, los científicos descubrieron que acortaba la duración de este cambio en las deposiciones en lactantes y en niños pequeños, y que se podía emplear de forma segura como un sustituto de la glucosa en la solución de rehidratación oral.

Y no solo eso, existen estudios que sugieren que puede ser útil para minimizar las alergias estacionales y el reflujo. Una publicación de la revista British Medical Journal asegura que la miel, al ser 125,9 veces más viscosa que el agua destilada a 37ºC, es útil para prevenir la enfermedad por reflujo gastroesofágico. "Además es una estupenda medicina para la tos porque alivia y reduce su frecuencia", revela Martínez.

Propóleo

Aunque aún queda mucho por investigar, comienzan a surgir algunas investigaciones sobre los efectos del propóleo en las personas infectadas con coronavirus. Este antibiótico natural que crean las abejas a base de resinas para tapar grietas en las colmenas también tiene propiedades cicatrizantes, antibióticas, antiinflamatorias, analgésicas, antialérgicas y anestésicas. "Desde el inicio de la pandemia hemos notado que su comercialización ha subido mucho", revela Eva.

"Tiene tantos beneficios que nunca nos va a hacer mal. Resulta muy eficaz frente a resfriados, procesos gripales, anginas, faringitis y es útil a nivel preventivo porque también repara las mucosas irritadas y alivia la tos y la congestión", añade la apicultora.

Imprimir