Marlaska modifica la cúpula de la Guardia Civil e incluye tres nuevos generales

Guardia Civil

europapress 3742477 ministro interior fernando grande marlaska intervencion acto toma posesion

La reforma de la plantilla del Instituto Armado contempla la incorporación de dos nuevos generales de brigada y de otro de división para aumentar la cifra de 35 miembros que componen el 'generalato'

Nuevo cambio significativo en la cúpula de la Guardia Civil. De los 35 generales que actualmente forman parte del cuerpo, se pasará a 38 en sucesivas ampliaciones que culminarán en el año 2025. En concreto, se sumarán dos nuevos generales de brigada y un general de división. La cifra que permanecerá invariables es la de los tenientes generales. Así consta en la modificación planteada por el Ministerio del Interior de Fernando Grande-Marlaska y que se aprobó en el último Consejo de Ministros, en el marco del plan de ampliación de la plantilla reglamentaria del Instituto Armado.

La estructura organizativa de la Guardia Civil contempla una ampliación progresiva en cuatro fases, relativas a los próximos cuatro años. Actualmente, el Consejo de la Guardia Civil, que se reúne de forma anual para analizar, entre otros, los aspirantes a llegar a los máximos empleos del Instituto Armado, está compuesto por 35 generales. A saber, cinco tenientes generales, ocho generales de división y 22 generales de brigada.

En su último encuentro valoraron como principales candidatos a llegar al generalato a los coroneles Diego Pérez de los Cobos y Manuel Sánchez Corbí, en base a unos criterios objetivos y a la antigüedad de los mismos en sus empleos. Esa recomendación se traslada al ministro del Interior, que decide si sigue las recomendaciones del Consejo u opta por otros nombres para ascenderlos a general.

El generalato de la Guardia Civil

De acuerdo a la nueva estructura organizativa aprobada este martes en el Consejo de Ministros, la cifra de generales en la Guardia Civil pasará de 35 a 38 en los próximos años. En concreto, se contempla que a los 22 generales de brigada existentes se sumen otros dos en los cursos 2023/2024 y 2024/2025, respectivamente. Y los generales de división serán nueve en el curso 2024/2025, a diferencia de los ocho actuales.

No se prevén cambios respecto a los tenientes generales, que seguirán siendo cinco. Actualmente esos cinco puestos los ocupan Pablo Salas, que se desempeña como Director Adjunto Operativo (DAO) de la Guardia Civil; Félix Blázquez, al frente del Mando de Operaciones; Juan Luis Pérez, responsable del Mando de Fronteras y Policía Marítima; Manuel Llamas, en el Mando de Personal; y Rafael Galán, en el Mando de Apoyo.

La composición de la cúpula de la Guardia Civil ha sufrido profundos cambios con Marlaska al frente del Ministerio del Interior. El cese de Pérez de los Cobos al frente de la comandancia de Madrid provocó un aluvión de traslados, renuncias y destituciones. Todo ello bajo una airada polémica política, que puso a Marlaska en el centro de las acusaciones de la oposición, y judicial, en un procedimiento que aún no ha visto su fin. El ministro del Interior lo justificó bajo un supuesto "impulso" al Instituto Armado.

El cambio en el número de generales llama la atención en tanto que se trata de una de las cifras más estable en en la Guardia Civil, pero no es la única que vivirá el Instituto Armado en los próximos años. La modificación de la plantilla contempla la incorporación de más oficiales: 13 coroneles, 34 tenientes coroneles, 148 comandantes y 312 capitanes.

También se ha dispuesto el engrosamiento en la escala de suboficiales -20 suboficiales mayores, 65 subtenientes, 130 brigadas y 270 sargentos primeros-. Asimismo se incluirán 40 nuevas plazas de cabo mayor y otras 500 de cabo primero.

Según las consideraciones de la Guardia Civil, el redimensionamiento de la plantilla se orienta a "hacer frente" a los "nuevos retos sociales y de la criminalidad". En concreto, cita la "protección de los colectivos vulnerables", con referencia directa a las "víctimas de violencia de género o de los delitos de odio", y "la mitigación de los efectos adversos derivados de la despoblación en el ámbito rural".

ACCESO FUENTE  

Imprimir