hospimedica2

PALABRAS PRONUNCIADAS POR EL ILMO. SR. CORONEL D. JESÚS NARCISO NÚÑEZ CALVO, JEFE DE LA COMANDANCIA DE LA GUARDIA CIVIL DE CÁDIZ, CON MOTIVO DE LA CELEBRACIÓN DE LOS ACTOS OFICIALES DE LA EXCELSA PATRONA DEL BENEMÉRITO CUERPO, LA VIRGEN DEL PILAR.

nuñez

Cádiz, 12 de octubre de 2021.

Excelentísimas e Ilustrísimas Autoridades, civiles, militares, judiciales y eclesiásticas, representantes del Cuerpo Consular, Oficiales, Suboficiales, Cabos y Guardias Civiles, Señoras y Señores:

Sean mis primeras palabras para agradecer la presencia de todos ustedes en este acto institucional tan emotivo y trascendental para todos los Guardias Civiles y nuestras familias.

Muchas gracias desde nuestro corazón por acompañarnos en la celebración del Día de la Guardia Civil, con motivo de nuestra Excelsa Patrona, la Virgen del Pilar.

Lamentablemente, el todavía escenario de la Pandemia COVID-19 nos impide celebrarlo con la plenitud que tradicionalmente lo hacemos. El año pasado se celebró en este mismo patio de armas un sencillo pero siempre emotivo acto, si bien reducido a una representación de guardias civiles de todos los empleos y escalas, conforme las instrucciones impartidas por la Superioridad.

Espero y deseo que el próximo año podamos ya celebrar el Día de nuestra Patrona con toda la grandeza y actos que se merece así como que podamos volver a invitar a todas esas personas que tanto quieren a la Guardia Civil y que siempre nos acompañan pero que este año no ha sido posible. 

En estas palabras voy a hacer un balance y unas reflexiones en voz alta. Ha sido un periodo muy difícil el que han pasado los más de 1.500 guardias civiles y sus familias, que componen esta Comandancia. Han tenido que conjugar el interés del servicio, a favor de la ciudadanía, cumpliendo su deber, con el interés familiar, que como siempre ocurre en nuestro Cuerpo, se ve sacrificado en beneficio del primero. 

En este aspecto debo resaltar y agradecer públicamente la magnífica colaboración y elevado sentido de la responsabilidad que han prestado durante este periodo de pandemia tan complejo, todas las Asociaciones Profesionales de la Guardia Civil, cuyos representantes se encuentran también hoy aquí.

Los guardias civiles tienen sus deberes que tienen la obligación de cumplir como también tienen sus derechos que igualmente se deben defender y respetar. También tienen familia y también tienen problemas como todas las demás personas, pero su grandeza reside precisamente en ese gran amor que profesan a su profesión así como su benemérita y meritoria capacidad de sacrificio. Todo ello sin olvidar nunca el imprescindible apoyo de su familia.

La Sociedad Gaditana puede estar tranquila pues sigue teniendo, como desde hace ya 177 años a su Guardia Civil. La clave de nuestro éxito como Cuerpo, de nuestra Comandancia, de nuestros guardias civiles, reside precisamente en mantener desde entonces, como valores fundamentales, nuestra naturaleza militar, el Honor como principal Divisa, nuestro carácter benemérito y nuestra inquebrantable vocación de servicio a España y a su Ciudadanía.

Seguimos siendo punta de lanza y azote de las organizaciones de narcotráfico que utilizan nuestras costas para alijar sus cargamentos de hachís procedentes del norte de África. Sin embargo, es necesario que se nos continúe dotando de más herramientas legales para proseguir con mayor eficacia y éxito la lucha contra el narcotráfico.

Continúan siendo una asignatura pendiente las redes logísticas de suministro de combustible a las embarcaciones de alta velocidad utilizadas por las redes criminales del narcotráfico. Cada vez aprehendemos mayor número de embarcaciones y vehículos que transportan millares de litros de combustible en petacas que no tienen justificación legal alguna. Sin embargo, teniendo plena conciencia de que su destino final es ser empleados por las narcolanchas, sólo se pueden denunciar como meras infracciones administrativas, dada la dificultad de acreditar su vinculación con el narcotráfico. Al ser habitualmente los autores insolventes y no ser titulares de los bienes intervenidos para su transporte, todo ello se suele traducir en una impunidad absoluta.

Dichas conductas deberían estar penalizadas y no como viene sucediendo actualmente, que salvo que se acredite su vinculación directa con el narcotráfico, quedan sin reproche penal alguno. Es necesario que nuestra legislación penal tipifique el mero traslado y almacenamiento de millares de litros de combustible, sin necesidad de acreditar su uso para fines ilegales. 

Por otra parte, también seguimos necesitando urgentemente, pues no puede seguir demorándose más tiempo, una normativa ágil, eficaz y eficiente, que posibilite el depósito inmediato de los vehículos y embarcaciones que se intervienen a narcotraficantes. Ello sigue siendo una asignatura pendiente que es prioritaria y que se continúa sin resolver por las diferentes administraciones a las que corresponde solucionarlo.

Igualmente sería muy necesario y también realmente urgente que hubiera un mayor reproche penal contra las plantaciones de marihuana. Todas las semanas realizamos varias incautaciones, tanto en espacios abiertos como en el interior de instalaciones de todo tipo. Detrás de esos cultivos se encuentran organizaciones criminales, armadas y muy peligrosas como lo demuestra los tres guardias civiles que resultaron heridos en septiembre del año pasado por disparos de quienes tenían asignada la misión de su custodia. Tengo que decir que sus autores fueron detenidos y puestos a disposición judicial.

Aquí tengo que detenerme para poner en valor a los hombres y mujeres que forman parte de esta Comandancia y que cada vez que salen de servicio no sólo aportan lo mejor sino que ponen en riesgo su vida. Y ello no está pagado con nada. Es necesario fortalecer la sanción penal a quienes desafiando el principio de autoridad, desobedecen, insultan, agreden, atacan y atentan contra nuestros guardias civiles. Es necesario que la Sociedad vele por los que tienen encomendada la misión de protegerla.

El pasado 29 de mayo falleció en acto de servicio el Guardia Civil Agustín Cárdenas Giraldo, destinado en el Puesto Principal de Jerez de la Frontera, al ser arrollado por un vehículo al que intentaba detener y que venía siendo perseguido por fuerzas de otro puesto de la Comandancia. Su viuda, Ana; su hija Tatiana; sus nietos; y por supuesto también sus padres, nos tienen y nos tendrán siempre a su lado, pues la Guardia Civil no olvida nunca a los que cayeron en el cumplimiento de su deber ni a sus familias. 

Todos los estamentos, sectores y administraciones de la provincia de Cádiz se volcaron entonces para arroparnos en nuestro dolor, pero quiero aprovechar este acto para agradecer públicamente a toda la ciudad de Jerez de la Frontera así como muy especialmente a su Alcaldesa y corporación municipal, el inestimable apoyo que nos prestaron.

También quiero aprovechar para agradecer muy sinceramente al Ministro del Interior, al Secretario de Estado de Seguridad, a la Directora General de la Guardia Civil y a toda nuestra cadena de mando, el constante y continuo ánimo, apoyo y reconocimiento a la labor que los hombres y mujeres de esta Comandancia, junto a los de la Comandancia hermana de Algeciras, venimos recibiendo. Esta provincia lo necesita y lo seguirá necesitando. Muchas gracias de verdad.

En ese mismo sentido también es de justicia reconocer a nuestro Subdelegado del Gobierno que siempre es el primero en apoyarnos y en estar con nosotros. Quiero agradecer también al Delegado del Estado en el Consorcio de la Zona Franca, su constante apoyo a la Guardia Civil así como por revitalizar el Recinto Fiscal, un propósito en el que siempre contará con esta Comandancia.

En este capítulo de agradecimientos, es igualmente de obligada justicia reconocer la magnífica colaboración que nos vienen prestando en el ejercicio de nuestras misiones, los compañeros de las Fuerzas Armadas, de la Policía Nacional, de las Policías Locales así como de Vigilancia Aduanera y de Instituciones Penitenciarias, sin olvidar a los que integran la Seguridad Privada.

Tampoco puedo olvidarme de quienes forman parte de Salvamento Marítimo y la Cruz Roja así como de las demás instituciones públicas y privadas que prestan su apoyo con ocasión de la llegada de inmigrantes irregulares a nuestras costas. Seguiremos persiguiendo sin descanso a las redes de tráfico ilegal de seres humanos y continuaremos poniendo en valor nuestro espíritu benemérito, contribuyendo a salvar sus vidas y prestarles el auxilio necesario pues nunca hay que olvidar que son las primeras víctimas de dichas organizaciones criminales.

Por otra parte, soy consciente de que tenemos todavía muchos retos a los que enfrentarnos y propósitos que cumplir. Nos estamos fortaleciendo para perseguir con mayor eficacia el blanqueo de capitales procedentes de actividades ilícitas, los delitos de odio y los ciber-delitos. Igualmente seguimos en nuestro camino de ir elevando el número de mujeres que ingresan en la Guardia Civil y cuya tasa de encuadramiento es todavía muy inferior, no sólo a la deseable sino a la que realmente necesitamos. 

Acabamos de imponer condecoraciones y entregar reconocimientos. Felicito a todos los condecorados, y como siempre repito en estos actos, en unos pocos se premian los méritos de muchos. Enhorabuena a los recompensados, que hoy han visto públicamente reconocidos sus méritos, así como a sus familias sin cuyo ánimo, apoyo, comprensión y sacrificio, no hubiera sido posible.

A quienes no formáis parte de la Guardia Civil, nuestro benemérito Cuerpo ha querido reconocer en vuestra extraordinaria y sobresaliente colaboración, el impulso de las investigaciones dirigidas por el Ministerio Fiscal, la siempre necesaria y leal coordinación con nuestro Cuerpo hermano de la Policía Nacional, el trascendental apoyo y colaboración de nuestros compañeros de las Fuerzas Armadas, de Vigilancia Aduanera, de las Policías Locales y de Instituciones Penitenciarias, así como de la Seguridad Privada.

Y a los que sois Guardias Civiles, sentiros orgullosos de vuestra abnegación, constancia, esfuerzo y sacrificio que habéis acreditado tan sobresalientemente. Que dichas condecoraciones os sirvan de estímulo en vuestro quehacer diario pero nunca olvidéis que siempre, siempre, siempre, vuestra mayor satisfacción debe ser la del deber cumplido.

Al resto de Guardias Civiles quiero deciros que me siento muy orgulloso de todos, de vuestro amor al servicio así como del ejemplo que sois. Os animo a seguir con ilusión y entusiasmo por ese camino. Es un honor ser vuestro Jefe y estoy convencido de que la Sociedad gaditana está también muy orgullosa de vuestra benemérita y meritoria labor.

No puedo olvidar también nuestro más sincero reconocimiento a los Guardias Civiles que han pasado a la situación de Reserva o Retiro. Sois nuestro mejor ejemplo a imitar.

Este año se ha concedido, el Premio “AMIGO DE LA GUARDIA CIVIL GADITANA” a la Real Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda, con motivo de haber cumplido el año pasado su CLXXV aniversario. El escenario COVID-19 que padecimos entonces impidió la concesión y entrega de tan merecido galardón, a quienes venimos acompañando desde el año 1845 en sus competiciones. 

Para ir ya finalizando, quiero también agradecer y poner públicamente en valor el inestimable apoyo que se viene prestando por los órganos de análisis e investigación creados para la lucha contra el narcotráfico de la IV Zona de Andalucía, la Agrupación de Reserva y Seguridad, el Grupo de Acción Rápida, el Grupo Marítimo del Estrecho y el Servicio Aéreo. Gracias de corazón a todos ellos por su valiosa contribución para que la demarcación de esta Comandancia sea cada día más segura.

Concluyo recordando a los Guardias Civiles de todos los tiempos, fallecidos en acto de servicio, con mención especial a los producidos en atentados terroristas y los acaecidos por el COVID-19, e invocando, como es tradicional en nuestro benemérito Instituto, la protección de nuestra Excelsa Patrona, la Virgen del Pilar, tanto para todos los miembros de esta Comandancia y sus familias, como de todos ustedes que con su sincero afecto nos acompañan.

Muchas gracias.


Imprimir   Correo electrónico