hospimedica2

La Dirección General recatalogará más puestos de trabajo de suboficiales

logoguardias

Aumenta el número de oficiales para mejorar la tasa de encuadramiento, dentro de un plan estratégico definido hace cuatro años. ASESGC quiere proteger la carrera profesional de los hombres y mujeres suboficiales, por un lado, haciendo transparente el proceso y por otro, afianzando las funciones directivas y ejecutivas de los miembros de la Escala

Ninguno de los afectados conoce los detalles del plan, pero sí sus consecuencias. En el verano de 2019 accedieron a la Escala de Oficiales 160 tenientes. El catálogo no disponía de tantas vacantes de este empleo y por ello, la Dirección General creó nuevas dotaciones tales como: Jefes de COS, de USECIC y de Intervenciones de Armas. Así fue como sargentos, brigadas y subtenientes perdieron la jefatura que venían ejerciendo en estas unidades.

A pesar de ser los más afectados, los suboficiales desconocen cuestiones tan importantes como el verdadero alcance del plan, los plazos de desarrollo, las unidades afectadas y cuál va a ser el futuro de quienes están destinados en los puestos recatalogados. Por esta cuestión, la asociación de suboficiales presentó una pregunta por escrito en el Pleno del Consejo de la Guardia Civil en el mes de diciembre de 2019 y todavía espera una respuesta oficial.

No se trata solo de obtener información, está en juego la carrera profesional, el derecho a realizar funciones acordes a los empleos alcanzados en el desarrollo de la carrera profesional. Por tanto, ASESGC solicita por un lado, que la perdida de jefaturas se vea compensada con la sunción de otras y por otro, que se cree un nuevo puesto de trabajo de suboficial con la denominación de segundo jefe. De la misma forma que crean jefaturas para los oficiales, que las creen para los suboficiales.

ASESGC hace frente a los daños que este inesperado drama humano y profesional, está produciendo tanto a nivel personal como colectivo. Por tal motivo, instó al Mando de Personal en una reciente reunión, a que hiciera públicos los detalles de este proyecto y que se cambiase el catálogo de puestos de trabajo. La asociación de suboficiales llevará también estas peticiones al Pleno del Consejo del mes de marzo.

Si no hay previsión, las consecuencias serán más graves que la vez anterior, pues este próximo verano, saldrán de la academia de oficiales 160 nuevos tenientes. Por esta razón, muchos suboficiales verán de nuevo modificados sus puestos de trabajo y las funciones que realizan, reduciéndolas a la mera ejecución de tareas, es decir, sin labores de dirección o ejecutivas de mando.

Hay intereses muy importantes en liza, como unas funciones acordes al nivel alcanzado por los suboficiales en su carrera profesional, hacer atractiva la escala en la promoción interna, unas retribuciones ligadas a las funciones directivas o ejecutivas de mando y las puntuaciones para las evaluaciones o el concurso de méritos en los destinos. Al margen de estas cuestiones profesionales, también están las graves consecuencias familiares que podría acarrear la recatalogación, como la pérdida del pabellón oficial al modificar su puesto de trabajo.

El porcentaje de renuncias en las evaluaciones de abril puede dispararse por la incertidumbre del catálogo

Muy pronto comienza un nuevo ciclo de ascenso a brigada. Las personas que serán evaluadas, temen que los puestos de trabajo a los que optan tras su ascenso, cambien sustancialmente. Los nuevos brigadas arriesgan mucho con su ascenso y no quieren verse forzados a ocupar un destino impropio del nivel profesional alcanzado.

Las decisiones importantes se toman en base a expectativas y la incertidumbre se ha cernido como una amenaza sobre la evaluación. Esta es la razón por la cual muchos suboficiales se decantan ahora por la renuncia.

ASESGC quiere que la Dirección General haga público su plan y dé a los suboficiales los cometidos propios de su Escala. Los suboficiales quieren saber a qué atenerse. En el ciclo anterior, antes de conocer que muchos de los nuevos brigadas serían desposeídos de las jefaturas en sus nuevos destinos, la cifra de renuncias alcanzó el 67,41% de los evaluados.

La carrera profesional es un derecho. Favorecer una carrera profesional digna es una obligación de la administración. Las reglas del juego deben estar definidas antes de iniciar el partido, para que cada cual pueda decidir su futuro profesional teniendo en cuenta todas las variables que le afectan.

https://lapauta.es/art/2430/la-direccion-general-recatalogara-mas-puestos-de-trabajo-de-suboficiales


Imprimir   Correo electrónico