¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

168 años al servicio de España

imagen3-ferrer-guardia

En este artículo, el Teniente Coronel de la Guardia Civil Eduardo Martínez Viqueira, actualmente al mando de la Comandancia de Oviedo y una de las mejores plumas del cuerpo nos narra su visión sobre lo que han sido estos 168 años de vida del Instituto Armado, y que el ha narrado de forma muy descriptiva en sus libros “Atlas de la Guardia Civil” y de la novela sobre la Guardia Civil en Cuba “La Conjura de Siboney”.

El 13 de mayo se cumplirán 168 años de aquel momento histórico en que la Reina Isabel, aún con trazos casi infantiles, estampaba su firma en el Real Decreto que fijaba las bases generales por las que habría de regirse la Guardia Civil, recién concebida.

Tímidamente, un primer Real Decreto publicado el 26 de enero de 1844 por el Gobierno de González Bravo se hacía eco, al fin, de una demanda creciente para la “organización de un servicio de protección y seguridad pública a cargo del Ministerio de la Gobernación de la Península”; en definitiva, la creación de “una fuerza especial destinada a proteger eficazmente las personas y las propiedades”.

Dos meses más tarde, se intentaba dar forma a aquella idea inicial con un segundo Real Decreto, firmado el 28 de marzo, y que hablaba ya de un cuerpo especial de Infantería y Caballería, con dependencia del Ministerio de la Gobernación y cuya dirección para el servicio correría a cargo de los responsables políticos. Poco después, se daba nombre a aquella nueva institución, de la mano de la propia Reina niña: el Cuerpo de Guardias Civiles.

Pero era preciso ahora organizar ese nuevo cuerpo, con voluntad de permanencia en el tiempo, de plenitud de competencias en materia de seguridad, y de despliegue y ámbito de actuación en todo el Estado. Y eso sólo lo podía hacer un militar de prestigio y con la experiencia necesaria, pues había que partir casi de cero y la recluta debía proceder del Ejército. Por tanto, se dejó en suspenso la entrada en vigor del Real Decreto de 28 de marzo hasta que tomara forma la organización de esa nueva fuerza pública, su plantilla, despliegue, uniformes y retribuciones. Para ello contaba Ramón María Narváez, Presidente del Gobierno y Ministro de la Guerra en aquel momento, con una persona idónea y de su entera confianza: el mariscal de campo Francisco Javier de Girón y Ezpeleta, que unía a su cargo de Inspector General Militar, la condición de entusiasta colaborador de su propio padre en la concepción de la Legión de Salvaguardias Nacionales, ambicioso proyecto gestado durante el Trienio Liberal, finalmente desbaratado por las Cortes Generales.

El mariscal Girón, segundo duque de Ahumada, culminó su minucioso informe apenas tres semanas más tarde. En sus conclusiones establecía unos criterios claros que, a su juicio, era preciso sostener para que el nuevo instituto fuera realmente eficaz, además de asegurar su inmunidad ante las veleidades políticas de cada momento, lo que era equivalente a garantizar su pervivencia en la Historia. Aquellas exigencias, junto a otras importantes observaciones en materia organizativa y retributiva, fueron de tal contundencia que desembocaron inevitablemente en la redacción de un nuevo Real Decreto que, esta vez sí, entró en vigor el 13 de mayo de 1844.

Es preciso, por tanto, resaltar la trascendencia del encuadramiento y relaciones que establecía aquel Real Decreto para la Guardia Civil, como auténtica norma fundacional, y que se materializó en una doble dependencia del Ministerio de la Guerra y del Ministerio de la Gobernación; en este último caso, “en lo relativo a su servicio peculiar y movimiento”. Porque lo cierto es que, con diversas modificaciones a lo largo de una historia que no ha estado exenta de tiranteces entre el poder político y la institución militar, la Guardia Civil se ha mostrado siempre como una herramienta necesaria e insustituible para la seguridad de los españoles. Y en ese sentimiento extendido y aceptado con carácter general, ha tenido una influencia decisiva esa doble dependencia institucional o, si se prefiere, el constituir un cuerpo policial volcado en la seguridad de los ciudadanos, aunque con naturaleza y estatuto militar.

Se equivocan quienes piensen que la defensa de nuestra Institución y de la fidelidad a su carisma fundacional ha provenido siempre de los sectores militares –y aun de los políticos- más inmovilistas. Ni lo eran militares progresistas como Prim o Serrano, defensores del modelo fundacional; ni tampoco políticos republicanos como el federalista Francisco Pi y Margall, para quien la Guardia Civil era “el firme escudo de las leyes patrias”, o Santiago Casares Quiroga, que consideraba al Cuerpo como “una de las cosas más grandes que se han hecho en España”. Cuando la Guardia Civil estuvo en horas bajas o peligró su continuidad, siempre contó con los valedores necesarios en políticos de diferentes opciones ideológicas y, por supuesto, en el estamento militar. Ahí estuvo la clave. De hecho, en casi todos los cambios de régimen se planteaba, de una forma u otra, la disolución de la Guardia Civil. En no pocos momentos históricos resultó la Institución especialmente molesta para unos o para otros. Y en cambio, la Guardia Civil siempre estuvo ahí, fiel a sí misma, cumpliendo con lo que honradamente creyó era su deber. Y de este modo, si una crisis o cambio de rumbo político la debilitaba como Institución frente a la opinión pública, otro giro posterior ejercía el efecto contrario y devolvía la Guardia Civil a su pueblo. Del que procede y al que se debe.

Al mismo tiempo, quienes critican hoy el llamado modelo policial latino o napoleónico, por desfasado respecto a la realidad política y territorial española, y siempre con el punto de mira sobre la Guardia Civil, se esfuerzan en argumentar una supuesta falta de coordinación y eficacia que la realidad, mucho más tozuda, se empeña en desmentir categóricamente a diario. La Guardia Civil es ahora más necesaria que nunca, porque también lo es una profesionalización cada vez mayor contra las amenazas emergentes en materia de seguridad pública. No es época de saltos en el vacío, sino de búsqueda de la excelencia en el trabajo policial y en alcanzar las mayores cotas de seguridad en nuestra Nación. La Guardia Civil sigue ofreciendo calidad de servicio y así es apreciado por una sociedad cada vez más exigente. Estar a la altura de lo que nos demanda, es nuestro reto.

En fin, se trata de una historia de abnegación, sacrificio, espíritu de servicio y amor a España que dura ya casi ciento setenta años. Recogiendo con orgullo, como un valioso tesoro, el legado de los que nos precedieron, con la mirada al frente y el paso firme, se abre ante nosotros un prometedor futuro que se prolongará mucho más allá en la Historia.

Eduardo Martínez Viqueira

Teniente Coronel de la Guardia Civil

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día