hospimedica2

1920, MEDALLA DE ORO DE ZARAGOZA AL 7º TERCIO

bandera-zaragoza2

Han pasado ya casi 96 años, cuando el ayuntamiento de la Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica, Muy Benéfica, Siempre Heroica e Inmortal, ciudad de Zaragoza, concedió al  7º Tercio de la Guardia Civil de esta ciudad, la MEDALLA DE ORO DE LA CIUDAD,  como recompensa a los servicios de orden público y humanitarios realizados por sus miembros en tierras aragonesas y especialmente entre finales de 1919 y 1920 por el castigo anarquista a la cual fue sometida y que posteriormente relataremos. Esta recompensa consistía  en una gran corbata roja con el escudo de la ciudad bordado en oro, de la que pendía la medalla, sujeta por un pasador de oro, en el que aparecen el emblema de Zaragoza con la siguiente leyenda: “El ayuntamiento de Zaragoza al 7º Tercio de la Guardia Civil

Diferentes vicisitudes históricas como ausencia de bandera propia de este Tercio, idas y venidas de la bandera oficial de Madrid a Zaragoza, posterior entrega de bandera propia por suscripción popular en 1928, cambio de la bandera roja y gualda a la tricolor de la republica en 1935, así como la guerra fratricida de 1936 al 1939, hicieron que el único vestigio que quedase de aquel hecho tan importante de la época, a tenor de las publicaciones nacionales del momento, se redujese a una réplica de la corbata original que se impuso en aquel tiempo que colgaba de la actual bandera de la 8ª Zona de Aragón, la cual se encontraba incompleta y con fechas inexactas.

Fiel al rigor histórico y con el afán de desenterrar un capitulo brillante y olvidado de la historia de nuestra Institución en Aragón, ha dado como fruto esta investigación y la consiguiente reposición de la citada recompensa,  que a continuación extractaremos, debido a su extensión, en la que se podrá ver la importancia de los actos acontecidos  en la que se reconoció el buen hacer de los miembros de la Guardia Civil y en la que intervinieron las máximas autoridades del momento. bandera-zaragoza 

Hacia 1920 de la pasada centuria, España estaba sumida en una tensa lucha social. Las principales ciudades españolas, así como sus zonas rurales  estaban en continuas conflictos laborales, los movimientos anarco sindicalistas se hacían valer de una u otra forma, derivando muchos de ellos  en la sinrazón de la violencia, como único elemento para reivindicar sus pretensiones, no muy lejos de poder ser consideradas como decisiones caprichosas de una malentendida lucha de clases.   

La ciudad de Zaragoza no permaneció ajena a estos embates históricos, siendo para su sociedad  extremadamente convulsos e ingratos. Episodios históricos salpicados por frecuentes huelgas de diferentes gremios cuyos actores sembraban la inseguridad en las calles, siendo más de 84 en la provincia y  unas 35 en la ciudad; intento de sublevación de acuartelamientos militares con fuertes enfrentamientos entre los militares y las fuerzas anarquistas y posteriores consejos de guerra con penas capitales; asesinatos de 3 funcionarios públicos a la luz del día en pleno Paseo Independencia; utilización de hasta 17  artefactos explosivos en menos de 41 días por parte de miembros anarquistas; estos y  otros sucesos que aunque de menor entidad que los relatado,  desequilibraron la paz social que debería imperar en la sociedad aragonesa.

En este ambiente de especial dureza social,  los miembros de la Guardia Civil de Zaragoza se distinguieron por su sensatez, su energía, su abnegado sacrificio en cada misión que se les encomendaban ya fuese de orden público o humanitaria,  llegando en ocasiones a poner en peligro su propia integridad física, motivos por los cuales, la ciudad de Zaragoza,  le honro con la entrega de la medalla de oro de la ciudad a modo de reconocimiento a tan benemérita labor.

Por todo lo anteriormente relatado como hechos más relevantes acontecidos en este convulso y difícil año 1920 en unión con el resto de servicios no reseñados  y que fueron realizados  a diario por las fuerzas de este 7º Tercio,  llevó a la corporación municipal a conceder la MEDALLA DE ORO de la ciudad de Zaragoza en el pleno municipal del 15 de Noviembre de 1920, siendo esta la fecha de concesión. Posteriormente, el 30 de noviembre de 1920, por medio de atento oficio, Alcalde-presidente de Zaragoza Sr. Cesar Ballarin traslada al  coronel subinspector del 7º Tercio D. Antonio Agullo, esta unánime decisión.

Por Real Orden comunicada el 13 de Enero de 1921, se autoriza el uso en la bandera de la Guardia Civil de la medalla de oro de la ciudad de Zaragoza. A este efecto, el Capitán General de la 5º región militar Excmo. Sr.  D. Juan de Ampudia,  dicta una Orden General  en la que se dispone que la imposición sea el Domingo 30 de Enero de 1921 a las 12 horas en el Paseo de Independencia, detallando la secuencia de acto, autoridades y resto de personal comisionado asi como las Unidades representativas de las Armas y Cuerpos del Ejército que participarían en los actos oficiales, una compañía de los cuerpos de Infantes, del 9º Regimiento de Artilleria Ligera y de Alumbrado de Campaña, una sección de la 5ª Comandancia de tropas de intendencia, de Sanidad Militar, escuadrón montado del Regimientos de Lanceros del Rey y bandas de trompetas. A estas habría que sumarle las tropas de Infantería y escuadrón del 7º Tercio de la Guardia Civil.bandera-zaragoza3

Se daba la peculiaridad que la única bandera existente en aquellas fechas que representaba a la Institución era la del 14º Tercio de la Guardia Civil de Madrid. Debido a la solemnidad y relevancia de esta imposición, el Director General de la Guardia Civil Sr. Juan Zubia y Basecourt dispuso que la enseña nacional fuese trasladada en el tren correo desde Madrid a Zaragoza bajo una escolta de honor en la que iba al frente el General Inspector  Sr. Antonio Sanchez y Sanchez, siendo despedida en la capital de España con honores de ordenanzas con la máxima solemnidad siendo acompañada en desfile con tropas de Infantería, caballeria y banda de musica desde su cuartel hasta la estación de trenes del Norte a la cual acudió el propio Director General y resto de autoridades, tal como recoge la prensa de la época, siendo la salida del tren en la tarde-noche del Viernes 28 de Enero de 1921 haciendo su entrada en Zaragoza en la mañana del día siguiente.

La bandera fue recibida en Zaragoza con los máximos honores siendo acompañada por una formación de tropas del Cuerpo que desfilaron hasta el Cuartel del Arrabal donde fue custodiada hasta el día siguiente en que se iniciaron los actos de imposición.

1921-01-30.ABC zaragoza PONTONEROS  Y guardia civilEl día 30 de Enero de 1921 dieron comienzo los actos con un desfile hasta la Basílica de El Pilar donde el Emmo. Sr. Cardenal Soldevila oficio una misa en la que se bendijo la enseña benemérita, la cual, estuvo depositada en el camarín de la virgen durante la celebración de liturgia. A continuación desfilaron las tropas de Infantería y Caballería con sus uniformes de gala desde la plaza del Pilar hasta el paseo de Independencia siendo vitoreados a su paso por la multitud de espectadores que arropaban a las tropas del Cuerpo desde las calles y las balconadas engalanadas a tal efecto, destacando la prensa de la época el fervoroso ambiente patrio que se vivió a pesar de la mala climatología que rodeo a los actos oficiales.

Una vez en el Paseo Independencia las tropas de la Guardia Civil junto a su bandera ocuparon su lugar de formación junto al resto de fuerzas representativas de todos los Cuerpos de la guarnición de Zaragoza, así como resto de autoridades civiles y militares, siendo presidido el acto por el General Gobernador militar de la plaza Sr. Borreda,  en representación del Capitán General y por el Ilustrísimo Sr. Obispo auxiliar Díaz de Gomara, en representación del Emmo. Sr Cardenal Soldevila.

1921 01 30.ABC zaragoza guardia civilLlegado el momento, el alcalde de la ciudad de Zaragoza con la venia del Sr. Gobernador militar, se dispuso a imponer la medalla de la ciudad de Zaragoza a la bandera que iba acompañada del Coronel Subinspector 7º Tercio Sr. Agullo y del General Inspector Sr. Sánchez y Sánchez,  utilizando las siguientes palabras:   

“Excelentísimo Señor,  cumpliendo el  acuerdo adoptado por el Ayuntamiento y la voluntad de S. M. el Rey (que Dios guarde), voy a tener el honor de imponer la medalla de la ciudad…. a la bandera de la Guardia Civil, a la que tanto quiere España”.   

En este preciso momento entre sonido de clarines y acordes de música, resulto de intensa emoción, rompiendo el público asistente a aplaudir de forma entusiasta, mezclándose los mismos con los vivas a la Patria, Rey, Ejercito, Guardia Civil, Zaragoza y  Ayuntamiento, extendiéndose esta muestra de fervor hacia las fuerzas allí presentes, desde todas las engalanadas balconadas.

Finalizado el acto se procedió a un desfile militar de todas las tropas intervinientes por las calles principales de Zaragoza concluyéndose los actos con una comida de camaradería en el Casino Mercantil, sellándose con la misma el vinculo de unión entre la ciudad de Zaragoza y la Guardia Civil.

La prensa de la época, ABC, Heraldo de Aragón, Noticiero de Aragón, Heraldo Alavés, Revista Técnica de la Guardia Civil, Diario de Córdoba, Correspondencia de España, etc…, recogieron este episodio histórico a tenor de la relevancia del mismo, así como los contenidos  de los despachos de comunicación y felicitación que se giraron desde Zaragoza hacia Palacio Real, Ministerio de la guerra, Dirección de la Guardia Civil, con sus correspondientes respuestas de agradecimiento.

estacion madrid2El mismo día 30 por la noche, con los mismos honores de ordenanza y rodeada de un multitudinario gentío, la bandera  de la Guardia Civil con la medalla de oro pendida, abandono la ciudad de Zaragoza rumbo a Madrid en el tren correo, siendo recibida con los mismos honores en la capital del Reino, cerrándose de esta forma otro episodio histórico de la historia de la Institución.

De forma anecdótica destacar, que la medalla de la ciudad de Zaragoza quedo depositada en Madrid, no volviendo a Zaragoza hasta el 15 de Junio de 1928, en la cual se celebraron los actos de entrega de una bandera nacional al  7º Tercio de Zaragoza, realizándose en los mismo actos el traspaso de la insigne recompensa de una bandera a otra, quedando depositada de forma permanente la corbata de la medalla de oro de la ciudad de Zaragoza en esta última.    

He de agradecer en la elaboración de este trabajo la desinteresada colaboración  del General de Brigada de la 8ª Zona de la Guardia Civil  D. Antonio Tocón Diez, del Comandante de la Guardia Civil D. Antonio Ibor  de la 8ª Zona y del Guardia Civil D. Jesús Blanco de la 8ª Zona, sin los cuales, seguramente el resultado hubiese sido diferente, siendo de justicia este agradecimiento.

Sargento Guardia Civil D. Juan Carlos J. Alabarces Muñoz - Investigador


Imprimir   Correo electrónico